Senderos de Luz

Un extenso horizonte se despliega ante nuestros ojos, adornado por una paleta de colores que solo la naturaleza puede mezclar con tanta perfección. El cielo, una vasta tela celeste, se ilumina con los tonos cálidos del atardecer, tejiendo naranjas y rosas que se funden en la suavidad del azul que se desvanece hacia el horizonte.